¿PARA QUÉ SIRVE LA HARINA DE GARBANZO?

¿Para qué sirve la harina de garbanzo?

¿Para qué sirve la harina de garbanzo?

La harina de garbanzos se caracteriza por ser alta en proteínas y por estar libre de gluten, por esta razón, es una de las preferidas en la gastronomía, especialmente en la comida india, donde se usa como una alternativa a la harina de trigo. No obstante, antes de comenzar a utilizarla, es importante tener en cuenta algunas consideraciones.

En primer lugar, aunque existen diferentes tipos de garbanzos, la harina, por lo general, es elaborada con los de tipo desi. Estos tienen un color marrón oscuro, son pequeños y tienen cáscaras ásperas.

Preparación de la harina de garbanzos

El proceso de preparación inicia con la retirada de las cáscaras de los garbanzos, posteriormente se parten cada una de las semillas a la mitad. Tras esta primera parte del proceso, el producto resultante se parece mucho a las lentejas o incluso a los guisantes partidos. Lo siguiente es someter los garbanzos a la molienda en seco, para conseguir lo que se conoce como harina de gramo.

No es imprescindible que la harina sea elaborada únicamente con garbanzos desi, no obstante, los fabricantes los prefieren porque el producto final es una harina más densa y fina, de lo que se puede obtener empleando otros tipos de garbanzos. Por supuesto, el sabor seguirá siendo casi el mismo, pero con una harina de garbanzos diferentes a los desi, se tendrá que usar mayor cantidad de líquido para obtener una masa consistente.

¿Para qué se puede utilizar la harina de garbanzos?

En muchas preparaciones culinarias, esta es uno de los ingredientes principales, esto es debido a que sirve como aglutinante. También se emplea a efectos de espesante, es decir, que se puede incorporar en la receta de salsas, guisos y sopas sin problemas.

¿Para qué sirve la harina de garbanzo?
¿Para qué sirve la harina de garbanzo?
¿Para qué sirve la harina de garbanzo?

Hay algunas recetas en las que se recomienda como sustituto de la harina de trigo para hacer rebozados al freír distintos tipos de alimentos.

Cabe destacar que posee un sabor neutro, por lo que sabe igual que otras harinas y no altera el sabor final de las recetas. Así que, permite cocinar con la tranquilidad de que el sabor de los platillos no dependerá de esta, además, los comensales ni siquiera la notaran si no se les dice. Puedes cocinar cualquier cosa, desde pan, sopas, pizzas, arepas...etc.

En cuanto a almacenamiento, esta no requiere nada especial a otras harinas, puedes dejarla en un recipiente hermético durante varios meses y no se echará a perder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir