SÍNDROME DE BRUGADA

Síndrome de brugada

El síndrome de brugada es una afección genética bastante extraña, la cual puede ser mortalen las personas que la padecen provoca un ritmo cardíaco anormal. Esto es porque afecta directamente la forma en que el corazón recibe las señales eléctricas en su tejido.

Esta anormalidad en el latido cardíaco causa signos preocupantes como desmayos o incluso puede llegar a causar la muerte súbita, especialmente cuando la persona se encuentra en estado de reposo.

El síndrome de brugada es de tipo hereditario, es decir, que la descendencia de las personas que lo padecen, tienen altas posibilidades de heredarlo.

Causas del síndrome de brugada

Los latidos cardíacos son generados por un impulso eléctrico que parte desde las células ubicadas en la cavidad superior derecha del corazón. Ahí hay unas células especializadas llamadas canales, que son las responsables de dirigir está actividad eléctrica.

Las persona que hereda la enfermedad, presenta un defecto en los genes SCN, lo cual hace que los canales antes mencionados, no hagan su actividad correctamente, creando fibrilación ventricular.

Dicho de otra forma, el corazón no bombea la sangre suficiente para oxigenar todo el cuerpo. Como resultado, si la arritmia dura poco tiempo, solo se producen desmayos, pero si se extiende por largo tiempo, puede llegar a causar la muerte súbita.

¿Cómo se detecta el síndrome de brugada?

Muchas de las personas que genéticamente tienen este síndrome, ni siquiera se dan cuenta de que lo padecen porque no suelen experimentar una sintomatología acentuada. Además, estos signos no se evidencian permanentemente, sino que pueden aparecer en cualquier momento.

Son provocados por situaciones como: estrés, deshidratación o exposición a altas temperaturas.

Síntomas

  • Mareos
  • Desmayos
  • Convulsiones
  • Dificultad para respirar, sobre todo por las noches
  • Ritmo cardíaco muy rápido
  • Palpitaciones
  • Dolor en el pecho

Estos síntomas pueden aparecer a cualquier edad, pero son más comunes en los adultos, además cabe destacar que son afectados más hombres que niños y mujeres.

Tratamiento

Todavía no existe un tratamiento farmacológico para la sanación de esta enfermedad, pero si existen soluciones médicas para disminuir sus consecuencias mortales. Por ejemplo; se puede implantar quirúrgicamente un desfibrilador cardioversor que administra una descarga eléctrica al corazón cada vez que detecta una arritmia.

También hay medicamentos que ayudan protegiendo contra las arritmias o una intervención denominada “ablación cardíaca” la cual se destruye el área del corazón que causa el latido anormal. Por supuesto, el médico indicará cuál es la mejor opción para el paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir