QUE TOCA EN UN CUARTO PREMIO

Que toca en un cuarto premio

¿Qué toca en un cuarto premio?

Según el Centro de Estudios Olímpicos, los atletas que terminan entre los ocho primeros en sus pruebas son honrados con un papel.

La idea de premiar a los atletas olímpicos mejor clasificados con certificados se remonta a los albores de los Juegos Olímpicos modernos. En 1896, el fundador del Comité Olímpico Internacional, Pierre de Coubertin, encargó a un artista el diseño de los diplomas, que se entregaban a los primeros y segundos clasificados junto con una corona de olivo, el premio olímpico original. Para distinguir entre el primero y el segundo, se entregaban medallas de plata al ganador y de bronce al subcampeón.

Los diplomas basados en los resultados no se otorgaron en los Juegos de 1900 en París, y no está claro, según el Centro de Estudios Olímpicos, si se entregaron en los Juegos de 1904 en San Luis, las primeras Olimpiadas con medallas de oro, plata y bronce. Pero volvieron a aparecer en los Juegos de 1908 en Londres, y han permanecido desde entonces. Entre 1948 y 1980 se concedían a los atletas que quedaban entre el primero y el sexto puesto. Desde entonces, los ocho primeros -excepto quizá Scott Shipley- han recibido el premio.

Por qué quedar 4º o 5º en los Juegos Olímpicos puede desmoralizar

Aunque puede parecer un lugar decente para aterrizar en las filas de los mejores, algunos psicólogos deportivos han dicho que un cuarto o quinto puesto es uno de los peores lugares en los que puede encontrarse un atleta.

Aunque pueda parecer ilógico considerar que un cuarto puesto es peor que un séptimo o un decimoquinto, es el hecho de que estos competidores de alto rendimiento se quedaron a las puertas de sus objetivos finales lo que, según los investigadores, puede hacer que duela más.

Un estudio de 1992, dirigido por Thomas Gilovich, de la Universidad de Cornell, examinó un fenómeno similar. Al revisar las imágenes de los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992 y, posteriormente, de los Juegos del Empire State de 1994, el equipo descubrió que, a pesar de tener un premio menor, los ganadores del bronce eran -en promedio- más felices que los que ganaban la plata.

Es lo que los psicólogos denominaron pensamiento "contrafáctico", y añadieron que muchos de los que ganaron la plata la veían como algo que no alcanzaba su objetivo final de ganar el oro. Por el contrario, los que ganaron el bronce a menudo pensaron que su posición en el podio era el alivio de haber terminado con una medalla.

Pero más allá de los tres primeros clasificados en una prueba, la sensación de logro tiende a desplomarse. Para los que acabaron a las puertas del podio, la sensación es mucho peor que la decepción de conseguir la plata.

¿El premio al cuarto lugar es de consolación?

Los premios de consolación son diferentes, en cada concurso, juegos u otras disciplinas donde se tenga una ceremonia final, algunos de estos premios, puede ser donados por los mismo patrocinadores del evento, como una forma de recordatorio por haber participado en el evento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir