QUE ES DISFUNCION SEXUAL

Disfunción sexual es cuando tienes dificultades para tener o disfrutar del sexo. A las disfunciones sexuales a veces se les llama trastornos sexuales. El sexo puede ser una parte muy importante de tu salud y calidad de vida. Y esto te preocupa.

La disfunción sexual es un trastorno que dificulta o impide el mantenimiento de relaciones sexuales satisfactorias. Esto se produce durante cualquier etapa del acto sexual (deseo, excitación, orgasmo y resolución).

Este tipo de disfunciones afectan tanto a hombres como a mujeres, que pueden experimentar una aversión o rechazo al contacto sexual, aunque afecta de modo diferente a cada género.

Las disfunciones sexuales incluyen:

  • trastorno del deseo sexual hipoactivo
  • disfunción eréctil
  • trastorno orgásmico o disfunción orgásmica
  • vulvodinia
  • trastorno de excitación genital 
  • eyaculación precoz
  • vaginismo
  • Dolor en la vulva o en la vagina durante el acto 
  • enfermedades de transmision sexual

¿Cuál es su causante?

Hay muchas cosas que pueden provocar una disfunción sexual. Las causas más comunes incluyen cosas como:

  • estrés
  • miedo y ansiedad relacionado con el sexo 
  • consumo de tabaco, alcohol y drogas
  • niveles hormonales
  • problemas de salud mental
  • haber experimentado agresión sexual o trauma en el pasado
  • problemas en tu relación o con tu pareja
  • ciertos tratamientos y medicamentos
  • menopausia
  • embarazo, parto o lactancia recientes
  • problemas médicos como cáncer, diabetes, problemas de corazón,
  • esclerosis múltiple o problemas de vejiga.

Las causas de la disfunción sexual en los hombres pueden ser enfermedades (diabetes, depresión, problemas hormonales,…) o consumo de ciertos medicamentos o sustancias, entre otras. En cambio, la disfunción sexual en las mujeres puede manifestarse como un bajo deseo sexual, dolor o dificultad para excitarse o para alcanzar el orgasmo.

Estos trastornos también pueden deberse a diversos problemas psicológicos o físicos como el estrés, las infecciones o el vaginismo.

El diagnóstico de los trastornos sexuales cambia según el tipo de trastorno en sí: de hecho, en algunos casos, es necesario un examen ginecológico o andrológico y en otros, es necesario iniciar un programa psicológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir