PORQUE EYACULAR RELAJA

Porque eyacular relaja

Te has dado cuenta que cada vez que mantienes relaciones sexuales justo después ¿te entra sueño? o que a tu pareja le entra sueño cuando termináis el acto y ¿¡te sienta fatal!? Entendamos porque eyacular relaja.

Normalmente las mujeres una vez han mantenido relaciones sexuales con su pareja tienen ganas de seguir con charlas, caricias, besos, mimos...etc, en cambio los hombres parece que les vencen el sueño y quedan caos.

¿Por qué sucede esto?

Según los expertos, parten de la base que el mundo esta polarizado; por un lado están los que después de la sesión experimentan una profunda somnolencia y por el otro los que se activan con ganas enormes de compartir secretos, seguir besuqueándose, acariciándose....etc.

María Hernando, del equipo de sexólogas, expone una información poco conocida "la culpa de todo lo tienen las hormonas"

Oxitocina es responsable

La oxitocina es conocida como la hormona del amor, esta se libera en grandes cantidades en sangre después tras mantener relaciones sexuales.

Esto no afecta a ambos sexo de las misma forma.

En los hombre por norma general provoca somnolencia, mientras que a las mujeres le produce cierta actividad, es decir, disfrutar activamente de la intimidad con la persona.

Porque eyacular relaja - Músculos del glucógeno

El esfuerzo físico durante y después del clímax, agota los músculos del glucógeno (productor de energía) lo que genera sensación de sueño.

La química del cuerpo de un hombre cambia. Se libera la prolactina bioquímica, la cual altera físicamente al cuerpo y te hace sentir muy cansado.

Esto deja a los hombres con sueño, al tener más masa muscular que las mujeres, se suelen cansar más, después de hacerlos que ellas. La bajada de potencia se asocia a una disminución de actividad neuronal.

No existen pruebas directas que conduzcan esta teoría, sin embargo después del orgasmo, la liberación de sustancias químicas como la oxitocina, la prolactina, el acido gamma- amnobutírico y las endorfinas, las cuales también son parte de la actividad cerebral mientras se tiene relaciones, colaboran con la sensación de no poder controlar el sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir